1. La historia de la tradicional colada morada arranca en la época prehispánica. Ofrendas indígenas en homenaje a los difuntos, para ellos la muerte es apenas una transformación.
  2. Luego llegan los españoles a Ecuador y nos conquistan. Allí aparece el catolicismo como una de las costumbres principales en nuestra tierra.
  3. La iglesia define al 2 de noviembre como fecha litúrgica para realizar ofrendas a las almas del purgatorio. Los indígenas no dejan de lado sus costumbres.
  4. La mezcla de las dos culturas desencadena en colada morada, como bebida simbólica para ofrecer a los muertos y rezar por ellos.
  5. Con el pasar de los años y dependiendo de la zona, los ingredientes y la preparación han ido evolucionando y adquiriendo características propias de su ciudad.
  6. La colada morada se mantiene presente dentro de las generaciones del siglo XXI. Sin embargo, poco a poco ciertas costumbres se han ido perdiendo con el tiempo.