Historia

Antecedentes

Cuando el Movimiento Apostólico de Schoenstatt ha cumplido ya sus primeros 50 años de vida en el Ecuador, nuestro querido Colegio Católico José Engling de Quito, cumplió sus primeros 17 años de existencia. Contamos con el aval del Instituto Secular de los Padres de Schoenstatt, utilizando como base la filosofía y pedagogía del Padre José Kentenich.

El origen del nombre del Colegio, se debe a un pedido explícito del Padre José Kentenich de dar a conocer al mundo a su discípulo José Engling. Como hijos del Padre Fundador, queremos hacer realidad su pedido a través de esta obra.

José Engling, era un joven alemán quien conoció al Padre Kentenich mientras estudiaba en un seminario, asimiló sus enseñanzas tan profundamente, que llegó a ser un ejemplo de la unión entre fe y vida y de entrega y sacrifico a los suyos. Su diario vivir y su heroica muerte, son una inspiración para todos nosotros y en especial para la juventud.

En la actualidad José Engling se encuentra en proceso de Beatificación al igual que el Padre José Kentenich, nuestro Fundador.


Historia de un milagro ahora llamado Colegio Católico José Engling

HistoriaEl trabajar por el Colegio nos llena en todo sentido de alegría y felicidad, siempre con sentimientos muy positivos y sintiéndonos partícipes de la voluntad de la Divina Providencia. Por lo que queremos compartir con ustedes los inicios del Colegio José Engling.

Todo comienza con el anhelo de ocho corazones inflamados de amor a Dios y a la Mater, soñando con crear y fundar un Colegio donde se educarían los líderes del mañana, hombres y mujeres que cambiarían la historia del Ecuador y del mundo. “Suena fácil” más no todo fue “color de rosa”, pero de una manera “milagrosa”, la Divina Providencia nos mostró el camino a seguir y nos abrió grandes puertas delante de nosotros.

En el año 1999, con ocasión del Jubileo del 31 de mayo, algunas parejas del Movimiento de Schoenstatt de Quito viajaron a Chile, donde conocen colegios Schoenstattianos, con la pedagogía del Padre José Kentenich. Regresan con la idea de fundar un colegio en Quito, que forme en valores a los futuros líderes del país y que contribuyan para un cambio positivo del mismo. Este fue el punto de partida del sueño, aportar con un granito de arena para poder cambiar al Ecuador y al mundo, a través de la educación.

A mediados del año 2000, Matilde Córdova de Robinson, María Augusta Reyes de Durán-Ballén, Oscar Ureta, Ernesto Suárez y el Padre Ricardo Bravo, se reunieron para hablar de cómo concretar este anhelo; a la segunda reunión asistieron Felipe Robinson y Mónica Cornish de Arteta. Semanas más tarde, se unieron al grupo René Cordero, Gabriel Reyes, Patricio Valdez, Padre Rodrigo Delazar y Matilde Erazo. Ese fue el inicio de reuniones semanales en casas y oficinas- ¡Nos reuníamos y soñábamos en grande, fueron reuniones muy hermosas, incluso, cada uno puso por escrito su sueño personal, lo compartimos y lo unificamos!.

¿Pero quién fue la persona que tuvo la primera idea? ¿Quién nos motivó a soñar en este proyecto? Fue nuestra Mater, la Virgen María, dueña y mentalizadora de este proyecto. Ella fue quien puso en nuestros corazones este sueño.

Para armar un colegio teníamos que constituirnos en un ente legal, por lo que decidimos formar una Fundación sin fines de lucro. Gabriel Reyes, nuestro abogado, nos dijo: “constituir una Fundación no es fácil, es casi imposible“. Era la época en la que salieron a la luz muchas fundaciones que desviaban fondos de una manera no muy lícita, por lo que el gobierno ponía muchas trabas y no aceptaba constituir nuevas fundaciones. Pero seguimos adelante, ingresaron los papeles, seguros que tomaría años en ser aprobados y antes de pensarlo, inmediatamente en menos de un mes, ya estábamos aprobados y constituidos como Fundación José Engling con la resolución del Ministerio de Educación No. 381 de 13 de marzo del 2001. ¿Milagro de la Divina Providencia? Nosotros estamos convencidos que si lo fue.

La Fundación José Engling fue constituida entonces por los siguientes miembros del Directorio: Gabriel Reyes, Matilde Córdova de Robinson, Felipe Robinson, Matilde Erazo de óomez de la Torre, Oscar Ureta, Patricio Valdez, Mónica Cornish de Arteta, Padre Rodrigo Delazar y Padre Ricardo Bravo.

Directorio fundador, de izquierda a derecha: Padre Ricardo Bravo, Matilde Córdova de Robinson, Felipe Robinson, Mónica Cornish de Arteta, Gabriel Reyes, Matilde Erazo de Gómez de la Torre, Oscar Uretra, Padre Rodrigo Delazar, René Cordero, Ernesto Suárez.
Directorio fundador, de izquierda a derecha: Padre Ricardo Bravo, Matilde Córdova de Robinson, Felipe Robinson, Mónica Cornish de Arteta, Gabriel Reyes, Matilde Erazo de Gómez de la Torre, Oscar Uretra, Padre Rodrigo Delazar, René Cordero, Ernesto Suárez.

No podríamos olvidar a las personas que también contribuyeron con tiempo y trabajo para que esto se vuelva realidad, personas que son miembros activos de la fundación como: Alfredo Stornaiolo, Elena Camacho, Armando Galarza, Santiago Paredes, María Elena de Jervis, Lina María de Restrepo y Alejandro Mena. A partir de esa fecha, la Divina Providencia no solo nos mostraba el camino a seguir, sino que nos empujaba y nos puso a correr: Gabriel sacaba permisos para constituir el Colegio, Ernesto buscaba local y terrenos, Matilde Córdoba y Matilde Erazo conseguían información del colegio de Chile, el Padre Ricardo nos asesoraba y nos regañaba también cuando creía necesario, el Padre Rodrigo nos apoyaba; Oscar, René y Felipe hacían estudios de mercado y un flujo con proyección a seis años. Entonces, en ese momento nos “golpeó la cruda realidad”, cuando vimos los números en blanco y negro, vimos que era prácticamente imposible. Ninguno de nosotros contaba con el capital económico para un colegio. Hasta ahí nomás llegaba el sueño, pero fue hermoso soñar…

Como poseíamos fuego en el corazón y seguros que la creación del Colegio era voluntad de la Divina Providencia, fuimos al banco con nuestros cónyuges y solicitamos un préstamo, nos endeudamos personalmente, poniendo como garantía nuestras pertenencias para iniciar este “proyecto de locos” como lo llamaba el Padre Ricardo quién decía: “nadie haría esto en su sano juicio”, además de que no íbamos a ganar un centavo pero estábamos convencidos de que este sueño debía hacerse realidad.

Finalmente, el Colegio Católico José Engling, fue creado en Quito el 03 de abril del 2001 con objetivos y sueños trazados para la educación de niños y jóvenes con excelencia académica y formación en valores. Se inició arrendando una casa en Tumbaco y en septiembre del 2001 se abrieron las puertas del Colegio. Iniciamos solamente con guardería con seis alumnos y cuatro empleados.

Bendición de la Ermita antes del inicio de clases en el 2001. Padre Luis Ramírez, superior de los Padres de Schoenstatt la bendijo (izquierda de pie). En la foto también constan los miembros del Directorio con sus familias: Suárez, Arteta, Cordero, Ureta, Gómez de la Torre, Robinson, junto al Padre Ricardo Bravo
Bendición de la Ermita antes del inicio de clases en el 2001. Padre Luis Ramírez, superior de los Padres de Schoenstatt la bendijo (izquierda de pie). En la foto también constan los miembros del Directorio con sus familias: Suárez, Arteta, Cordero, Ureta, Gómez de la Torre, Robinson, junto al Padre Ricardo Bravo

Alumnos fundadores 2001
Alumnos fundadores 2001

Pero la Divina Providencia tenía sus propios planes, de tal manera que rápidamente logramos la resolución No. 217 de 18 de julio del 2002 del Ministerio de Educación, en la que se resuelve autorizar el funcionamiento del nivel primario hasta quinto año de Básica, de tal manera que al siguiente año lectivo ya teníamos 97 niños a nuestro cargo.

En esta historia, lamentablemente muchos nombres quedan por fuera, pero no podemos dejar de mencionar a quienes fueron parte de los inicios del Colegio y aún siguen con nosotros, nuestros empleados fundadores: Marcia Noboa, Pilar Figueroa, Ana Bello, Aida Romero, Mario Tolagasi, Teobaldo Tupiza, Manuel Caiza y Amira Murillo. Sin su valiosa colaboración y entrega no estaríamos donde estamos ahora.

Empleados fundadores Marcia Noboa, Pili Figueroa, Ana Bello, Aida Romero y Manuel Caiza.
Empleados fundadores Marcia Noboa, Pili Figueroa, Ana Bello, Aida Romero y Manuel Caiza.

El Directorio de la Fundación está conformado en la actualidad por nueve laicos pertenecientes al Movimiento de Schoenstatt: René Cordero, Oscar Ureta, Gabriel Reyes, Mónica Cornish, Alfredo Espinosa, Javier Restrepo, María Amparo Borja, María Elena Molina, Juan Carlos Terán y el Padre Eduardo Auza, Sacerdote de Schoenstatt.

No es una tarea fácil, pero sí es una tarea inspiradora y con grandes recompensas. Además, que cada día nos damos cuenta que la Dueña y Señora de nuestro Colegio es la Madre Tres Veces Admirable de Schoenstatt y que cuando queremos hacer “nuestra voluntad”, ella con su suave violencia nos deja saber que en el Colegio Católico José Engling, se hace la voluntad del Padre a través de la Divina Providencia.

Damos gracias a Dios por permitirnos ser instrumentos suyos, la historia marca su paso por nuestro camino y es bueno poder reconocerlo para agradecer y poder colaborar como Él lo espera.