¿QUÉ ES LA DISCIPLINA POSITIVA?

Es una propuesta que tiene como objetivo entender el origen del comportamiento de los niños y jóvenes para abordar su actitud y ayudarles a expresar sus sentimientos, decir lo que piensan y asumir compromisos de forma positiva, afectiva, firme y respetuosa en la interacción con los demás.

Se fundamenta en la comunicación, el afecto, el entendimiento y la empatía para disfrutar de las relaciones, sin lucha de poder y potencializando las capacidades en los niños para desarrollar habilidades para la vida.

En este enfoque se deja de lado el control excesivo y la permisividad. La firmeza es importante para establecer límites claros para el niño, desde una forma respetuosa y gentil que le motive a ser mejor y confíe en sus capacidades.

Es importante tomar en cuenta que los resultados permanecen en el tiempo ya que el niño o joven se hace cargo de su comportamiento y sus decisiones son conscientes y no punitivas. Este enfoque valora la individualidad de cada estudiante cuidando su autoestima y la percepción de los demás frente a su comportamiento.

La Disciplina Positiva permite desarrollar en los niños y jóvenes las siguientes competencias:

  • Sentir que es capaz.
  • Sentir que es necesario para los demás.
  • Comprender que sus acciones influyen en su vida y la de los que le rodean.
  • Comprender las emociones personales para alcanzar autodisciplina y autocontrol.
  • Trabajar con otros y desarrollar la amistad a través de la comunicación, cooperación, negociación, empatía, compartir y saber escuchar.